#ParaEstoVineLuly VargasCd.Mx

Inicialmente Luly pasaba dos días en la Ciudad de México antes de volar a Vegas. El destino o tal vez su decreto, hicieron que no volara y la forzó a quedarse por una semana en la capital. Nos dimos cita un martes a las 4:30 de la tarde en mi estudio, pedimos comida Mexicana y nos contamos la vida. Fanáticas de la energía y fervientes creyentes de que nada pasa por casualidad, inmediatamente hicimos “click“, pudimos entablar una conversación que se extendió hasta las 10:00 de la noche. Luly tenía que estar aquí ( a pesar de su pérdida del vuelo) y yo debía de contarles su historia.

“Mi historia de vida es muy fuerte porque puedo con ella”_ Luly Vargas

La vida de Luly ha sido fuerte, eso fue lo que mencionó al final de contarme sus heridas. Todos estamos expuestos al dolor, somos vulnerables y estámos aprendiendo a sanar para poder trascender, en esa creencia Luly está viviendo. Su reto es, dejarse ver para vencer sus miedos.

Es mucho más linda en persona y justo cuando la empecé a retratar, salió su lado más confidente. Su sonrisa es su emblema y sabe perfectamente como quiere que la vean.

Les voy a dar un dato: “No puedes leer a Luly
y no identificarte, simplemente no puedes”.

Días después de nuestro encuentro en México le he agarrado cariño, me ha mandado consejos para meditar y controlar mis emociones. Me enseñó que la luna ejerce un poder grande sobre mi y que con el color rosa es afinidad. Si aún no la leen, los invito a que lo hagan, Luly es increíble.

(141)

Leave a reply